Danazol

Danazol precio

¿Para qué es adecuado tomar Danazol?

Esta medicina se usa, principalmente, en casos de endometriosis. Tanto para tratarla como para preparación antes de operarla.

También es adecuado para pacientes que sufran menorragia o mastalgia que no desaparece con analgésicos comunes.

Contraindicaciones de este fármaco

– Las pacientes embarazadas o dando de mamar no deben usar Danazol

– Personas con problemas cardíacos, en los riñones o el hígado

– Pacientes con porfiria

– Si has sufrido trombosis

– Sangrados de origen desconocidos en el área genital

– Alergia al principio activo o a algún ingrediente listado en el prospecto

Danazol: forma de administración y dosis recomendadas

La forma de administración es por vía oral; las cápsulas se tragan enteras con agua. Y la cantidad diaria recomendada es de 200 a 800 mg repartidos hasta en 4 tomas.

Tu doctor te dará datos más precisos en función de la enfermedad a tratar y tu situación particular.

El tratamiento con Danazol debe comenzar, preferiblemente, el primer día de la menstruación.

Actuación en caso de intoxicación o ingestión accidental

Ponte en contacto con un médico en el hospital o centro médico más cercano. Aunque no te sientas mal ni presentes síntomas de intoxicación , es importante que te examine un doctor.

¿Y si te olvidas de tomar Danazol?

Espera a la siguiente toma en caso de que falte poco para su hora o ingiere tu dosis con retraso en cuanto te des cuenta que tienes que tomar la medicación. En ningún caso hagas una dosis de dos cápsulas para compensar el olvido.

¿Cuanto va a durar el tratamiento?

Cuando se usa para tratar menorragia, suele durar 3 meses. En casos de mastalgia, el ciclo es de entre 3 y 6 meses. Y cuando se trata de pacientes con endrometriosis, la duración es de 3 a 9 meses.

Danazol: efectos no deseados más comunes

– Alteraciones en la composición de la sangre

– Cambios en la menstruación, incluida la amenorrea

– Sequedad e irritación vaginal

– Reducción en el tamaño de los pechos

– Cambios en la líbido

– Ansiedad, nervios

– Depresión

– Dolor de cabeza, vértigos o mareos

– Hipertensión y taquicardia

– Sensación de cansancio