Femara

Femara precio

¿Qué es Femara y para qué suele utilizarse?

Esta medicina se usa en mujeres que sufren cáncer de mama y han perdido el período. Su principio activo es el letrozol y reduce la producción de estrógenos.

El hecho de que haya menos estrógenos en el cuerpo, hace que algunos tipos de cáncer de mama avancen más lentamente.

En nuestra tienda online puedes comprar Femara a precio muy competitivo y más bajo que en cualquier farmacia de tu ciudad.

Contraindicaciones de Femara en comprimidos

– Casos de alergia al letrozol o a cualquiera de los demás componentes de la medicina

– Si no has perdido la regla

– En caso de que estés embarazada o dando de mamar

Forma de administrar Femara y dosis recomendadas

Se ingiere por vía oral. Las pastillas se tragan con agua y sin masticar. Si te causa molestias estomacales, puedes tomarlas con la comida o después de esta.

La dosis habitual es de un comprimido al día. De cualquier manera, debes seguir las indicaciones específicas de tu terapeuta.

Actuación en caso de tomar demasiada Femara

Si has ingerido una dosis mayor de lo que te correspondía, debes ir al centro médico más cercano cuanto antes para que te examine un doctor.

¿Qué hacer en caso de que te olvides de ingerir Femara cuando te toca?

Si faltan 3 horas o menos para la siguiente toma, puedes esperar a que sea hora de esta y saltarte la dosis que te olvidaste de tomar. En caso de que falte más tiempo, haz la toma en cuanto te acuerdes. No tomes dos pastillas juntas para compensar la dosis perdida.

Duración de los tratamientos con Femara

Tu doctor te dará directrices que debes seguir en lo relativo a la duración del tratamiento. Ten en cuenta que Femara ayuda a frenar el avance del cáncer, por lo que quizás tengas que tomarlo durante un período de tiempo largo.

Efectos secundarios de esta medicina

– Urticaria o sequedad en la piel

– Picor o sangrado vaginal

– Dolor en el pecho

– Cansancio, somnolencia o mareos

– Ansiedad, irritabilidad o depresión

– Sequedad bucal

– Aumento o pérdida de peso

– Dolores estomacales, diarrea o estreñimiento

– Problemas para dormir

– Adormecimiento en las extremidades

– Taquicardia e hipertensión

– Dolores al orinar

– Náuseas y ganas de vomitar