Toradol

Toradol precio

Toradol: usos, principio activo y contraindicaciones

Se trata de una medicina a base de ketorolaco trometamol que pertenece al grupo de los antiinflamatorios no esteroidales.

Reduce dolores e inflamaciones asociadas a distintas enfermedades o lesiones.

No deberías tomarlo en los siguientes casos:

– Si eres alérgico a los componentes indicados en el folleto que lo acompaña

– Si eres alérgico a las aspirinas o antiinflamatorios no esteroidales

– Si estás embarazada o pretendes quedarte

– Si estás dando de mamar

– Si sufres problemas de riñones, de hígado, cardíacos, úlcera de estómago o asma

Forma de administración de Toradol pastillas

Los comprimidos se ingieren por vía oral con agua u otro líquido.

La dosis habitual es de una pastilla cada 4 a 6 horas, con un máximo de 4 diarias. Tu médico te indicará las pautas a seguir.

¿Qué hacer en caso de ingestión accidental o sobredosis?

Los síntomas de intoxicación por Toradol son náuseas, ganas de vomitar, ardores de estómago, indigestión o dolor estomacal.

Aunque no te encuentres mal, deberías ir al centro médico a que te hagan una revisión.

Si te olvidas de tomar alguna de las dosis que te corresponde:

En ningún caso hagas la siguiente toma doble para compensar. Si aún falta mucho para la próxima toma, ingiere Toradol en cuanto te acuerdes. Si la hora de la siguiente dosis ya está cerca, espera a esta.

Duración del ciclo de tratamiento con Toradol

No es recomendable tomarlo durante más de 5 días o aumentas las probabilidades de sufrir efectos secundarios.

Precauciones que debes tener en cuenta al usar Toradol

– Este fármaco alivia el dolor, pero no cura la enfermedad o daño que lo está causando

– Si sufres de indigestión, ardor estomacal o hipertensión, comunícaselo a tu médico antes de tomar esta medicina

– Evita el consumo de alcohol durante el tratamiento

– No excedas la dosis diaria recomendada o aumentas las probabilidades de sufrir efectos secundarios

Efectos secundarios de Toradol pastillas

Los más habituales son:

– Mareos, dolor de cabeza o náuseas

– Ganas de vomitar, dolor de estómago, ventosidades

Menos comunes y de carácter más severo:

– Problemas de visión

– Moratones

– Aumento de peso

– Hinchazón en piernas o tobillos

Raros y que requieren atención médica inmediata:

– Asma o dolor en el pecho

– Convulsiones

– Vomitar sangre

– Restos de sangre en las deposiciones