Tretinoina

Tretinoina precio

¿Qué es la tretinoina? ¿Para qué se utiliza?

La tretinoína es el principio activo de varias medicinas contra el acné. Puedes adquirirla en forma de medicamento genérico en nuestra tienda online. Habitualmente, se presenta en forma de crema o pomada.

Es adecuado para mayores de 12 años que sufran de acné leve o moderado.

Casos en los que no se debe usar tretinoina

– Alergia o hipersensibilidad a cualquiera de las sustancias que lo componen

– Mujeres embarazadas o que quieran quedarse embarazadas

– Mujeres que estén dando de mamar

– Personas con niveles de colesterol altos

– Zonas de la piel con heridas abiertas, abrasiones o infectadas

– Pacientes que han tenido cáncer de piel

– Si sufres de acné pustular o nódulo quístico profundo

– Problemas de colitis asociada al uso de antibióticos

Forma de administración de este fármaco y dosis habituales

Tretinoina tópica debe ser aplicada sobre las zonas afectadas una vez al día. Es necesario aplicar una capa fina, extendiéndola con las manos.

¿Cuánto suelen durar los ciclos de medicación con tretinoina?

Usa la crema durante el tiempo que te indique tu médico. Las primeras mejoras pueden aparecer al cabo de 3 o 4 semanas y el máximo resultado requiere de 6 a 8 semanas de uso.

No interrumpas el tratamiento antes de que pase el período indicado por tu médico.

Uso de tretinoina: precauciones

– Algunos métodos anticonceptivos orales pueden ver reducida su efectividad

– Evitar el contacto con los ojos, nariz, boca o heridas no cicatrizadas

– Puede producir descamación en la piel, no usar cremas hidratantes para contrarrestarla

– Evitar exponerse al sol

– Es preciso lavar las zonas afectadas con agua y jabón antes de echarse la crema y dejarlas secar sin frotarlas

– Lávate las manos después de aplicar la crema

– No dejar al alcance de los niños

– No des este medicamento a otras personas si no se lo ha recetado un médico, incluso si tienen síntomas similares a los tuyos

Efectos secundarios que podrías sufrir

Es habitual que aparezcan diferentes reacciones cutáneas como descamación, sequedad, quemaduras, ampollas, picor, cambios en la pigmentación o eritemas.

Otros efectos secundarios no relacionados con la piel son:

– Debilidad y cansancio extremo

– Mareos

– Dolores de oídos o sensación de tenerlos taponados