Ventolín

Ventolín precio

Ventolín inhalador: ¿para qué se usa?

El Ventolín es un broncodilatador. Te ayuda a respirar mejor en casos en que notas presión o silbidos en la zona del pecho. Su principio activo es el salbutamol y ayuda a relajar los músculos de las paredes de los pulmones.

Es posible adquirir Ventolín sin receta por Internet. En estos casos, el precio del Ventolín suele ser mucho más bajo que en las farmacias físicas.

No uses salbutamol Ventolín en las siguientes situaciones

– Eres alérgico al salbutamol o alguno de los otros componentes de este medicamento

– Está caducado

– Para detener un aborto espontáneo o un parto prematuro

¿Cómo se administra el Ventolín inhalador?

Debe ser respirado desde un vaporizador. Los adultos inhalarán 5mg cada 4 – 6 horas. Y los niños de 4 a 12 años aspirarán 2,5mg cada 4 – 6 horas. Si aparecen dificultades respiratorias, debes adelantar la siguiente toma.

El médico puede determinar otras cantidades diferentes. En ese caso, seguir sus recomendaciones.

Qué hacer en caso de sobredosis

Si has tomado demasiado Ventolín es posible que sientas espasmos musculares o taquicardia. Debes ir al médico cuanto antes y contarle lo ocurrido.

¿Te has olvidado de tomarlo?

No hagas la siguiente doble para compensar, esto podría hacerte sufrir alguno de sus efectos secundarios. En lugar de eso, espera hasta la hora de la siguiente inhalación.

¿Durante cuánto tiempo debes tomarlo?

Tu médico te indicará la duración del período en el que usarás el Ventolín. Recuerda que no debes parar de usar el fármaco ni cambiar la cantidad que inhalas por tu cuenta.

Precauciones

– Evita que el medicamento entre en contacto con los ojos al usar el vaporizador

– Cuanto te vea cualquier médico, dile que estás consumiendo salbutamol Ventolín

– Si vas a someterte a una operación o análisis de sangre, dile al doctor y al anestesista que estas usando este fármaco

– No lo des a otras personas, aunque muestren condiciones respiratorias similares a la tuya

Ventolín, efectos secundarios

– Entre los más comunes están las náuseas, dolor de cabeza, sensación de tensión muscular o taquicardia

– Entre los poco frecuentes están los calambres y las irritaciones de boca y garganta

– Sentimiento de excitación, intranquilidad e hiperactividad son los efectos secundarios menos frecuentes